La edad de oro de la mujer recién liberada

Hace unos post os presenté a la recién nacida mujer cazadora, ¿os acordáis? Pues bien, ahora ya la tenemos en pleno apogeo, está que se sale, radiante, esplendorosa, feliz. No cabe en sí de gozo porque es libre y puede hacer todo lo que le venga en gana sin dar explicaciones a nadie.

No sé si se entiende el alcance de no tener que dar explicaciones a nadie. Eres dueña de ti misma y aunque te dé por hacer puenting, liarte con 200 o hacer un trío la única responsable de todo ello eres tú, y nadie puede impedírtelo ni cuestionártelo ni pedirte cuentas . (Otra cosa es cómo te juzguen por ello, pero normalmente cuando entras en esta etapa, poco te importa).

Busco a Jacks

Ella, en el blog de telecomicdiario.blogspot.com

Ella, según el blog de telecomicdiario.blogspot.com

Así pues, la cazadora sale de casa espectacular y no le cuesta demasiado atraer miradas… ni acercamientos. Sus hormonas se huelen en el aire, sus miradas despejan las pocas dudas que queden, y, cuando lo tiene decidido, recoge el anzuelo y para casa.

Ahí empiezan las noches divertidas, conociendo cantidad de hombres en la verdulería o en la coctelería de moda, con los cuales hay un acuerdo tácito de de sexo sin compromiso (eso cuando no se expresa vehementemente ‘yo no quiero nada serio, que salgo de una relación y necesito mi espacio’).

Noches de posturas imposibles y repasos al kamasutra entero donde hombres y mujeres se esfuerzan por demostrar, su pericia en la cama, es su manera de sentir, y hacer ver, que valen en ese periodo concreto. Después del polvo muchos se levantan de la cama y se van, otros se quedan dormidos hasta la mañana siguiente, alguno te invita a desayunar antes de despedirse, y si te he visto, no me acuerdo (por sendas partes).

Distintos tipos de relaciones… alternativas

Tampoco quiere eso decir que nunca se viva nada más que el polvo por el polvo. Hay personas con las que fluye la química y la conversación lo suficiente como para quedar más veces, durante un mes o dos pero una vez a la semana, para no cogerse demasiado cariño; hasta que uno de los dos (o ambos) empieza a distanciarse porque se le quitan las ganas de profundizar.

Estos rollos a veces se intercalan con otros a la vez, formando la red de amantes que permite estar entretenida (con citas, mensajitos, jugueteos, vaciles, historias que contar a las amigas) y bien satisfecha prácticamente todos los días de la semana, sin tener que exponerse a una primera vez constante con absolutos desconocidos.

El folloamigo que a veces se convierte en pagafantas

A ese fin, también es buen comodín el folloamigo, un buen amigo con el que surge el derecho a roce pero, cuando deja de apetecer el intercambio sexual, se seguirá manteniendo la amistad. A menos que el dejado se pille sin querer y necesite alejarse un tiempo para no convertirse en pagafantas y pañuelo de lágrimas de su ex folloamiga.

Al final, caerá

En efecto, la susodicha cazadora acabará necesitando un paño de lágrimas, puesto que, entre todos los hombres que pueda llegar a conocer, alguno le gustará especialmente, le hará tilín y, por tanto, querrá quedar con él más veces o quedarse a dormir junto a él y hacer algo al día siguiente… Pero quizás no le correspondan. En ese punto flaco, muchas veces, empiezan los problemas, los desencuentros, el desconcierto, el sufrimiento. Pero de eso hablaremos en el siguiente post, que da para mucho.

Anuncios

  1. Muy interesante. A algunos hombres puede ocurrirle lo mismo, todo lo que dices ocurre igual en el sexo contrario, solo que hasta ahora era menos normal que esto ocurriera en mujeres y mucho menos que se atrevieran friamente a reconocerlo.

  2. La edad de oro … muy buena.
    ¿Cuanto dura? ¿Que nos aporta? ¿Nos merma en algo? ¿Podemos todas y todos o solo algunos alcanzar el sex-aurum? ¿Queremos superarla o quedarnos en ella? ¿Qué razones nos mueven a estar en el “orociclo” u “orocirco”? ¿o no hay razones pasado un tiempo?¿Y a salir de ahí?
    Amor, amore… siempre complicando todo o ¡simplificandolo!?
    Espero el siguiente post, Elisabeth.
    Esta resultando interesante reflexionar contigo. Un beso cielo.

    • cuánto dura? jajaj, depende de lo dura que seas para aguantar las caídas, los golpes, los desengaños, los autoengaños. ¿Qué nos aporta? Esa sensación de poderío, de que todo está en tu mano, eres omnipotente, autosuficiente, autónoma, libreeeee. Nos merma poco a poco la autoestima, porque empieza a depender de si puedes conquistar o no, en lugar de ser auto-estima. Si eres suficientemente consciente, inteligente y sensible, querrás superarla, aunque tampoco haga falta caer en el extremo opuesto de encerrarte en tu castillo hasta que venga el príncipe a pedirte matrimonio, porque tampoco te vuelves gilipollas por muchos batacazos que te pegues. Las razones, es como una sensación de revancha, de hacer todo lo que antes igual no podías, social o personalmente, una reacción de rebelde sin causa que, al final, se te puede volver en contra y te hacen, simplemente, ver que la cosa pierde la gracia, que ya no tiene sentido rebelarte hasta contra tus propias necesidades y sentimientos. Porque lo peor que hay es darte cuenta de que, por ser libre, te has esclavizado a ti misma en una forma de vida que no se corresponde con lo que sueñas íntimamente. De ahí sales escopeteada, claro.

      Y en el fondo es tan simple como eso: conocer lo que quieres, reconocerlo ante ti misma y los demás, sin hacerte la chula ni la interesante ni la dura, y volver a la naturalidad de la adolescencia, cuando todo te parecía bien y caminabas por la vida sin prejuicios ni traumas. Así sí que vuelves a ser libre de verdad!!

      Interesantísimo todo el debate, sí, Nora, sí, estoy feliz!!! Gracias!

  3. Con todos mis respetos. Esto a mí me parece lo de antes, lo que siempre habéis criticado en los hombres, pero trasladado a las mujeres. Algo así como la venganza de los caídos, pero revisitada en plan “moderno” y tal.
    Yo soy hombre, y he practicado el sistema éste tan bonito, de las noches de caza y espada, claro que no con tanta “soltura”, (aunque siempre hay alguna que cuela, sólo has de bajar el listón), y sabes lo que te digo, que para un rato puede que esté bien, pero que sea corto, porque pronto te das cuenta que el trasfondo del asunto está más vacío que el cerebro de un muerto.
    No se trata de defender el amor de pareja, o la vida en común como única vía, por supuesto que no, se trata de comprender que detrás de cada ser humano, macho o hembra, hay mucho más que un rabito o un conejo ricos para el otro, que se pueden echar polvos descomunales, con alguien al que quieres, y sin necesidad, si así lo deseáis ambos, de pagar peajes de pareja “formal”, pero siempre con respeto, con cariño y, te vas a partir el culo, con amor.
    Es difícil sí, mucho más que tirarse al primero que pillas, pero si lo consigues es fascinante, estás con alguien a quien conoces, incluso íntimamente, no tenéis ningún propósito de permanencia, vivís el puro presente, os deleitáis mutuamente con delicada ferocidad, os respetáis profundamente, no hace falta hipocresía, ni hay acuerdos tácitos, sino explícitos, no hay paños de lágrimas, sino afán por darse en el momento, se puede contar, se puede hablar. Y cuando todo termina, te da igual quedarte o irte, porque sabes que eres libre, porque no hay ataduras, sino voluntades que se aunan.
    Claro que para llegar a esto hay que currarse uno mismo mucho mucho, y luego encontrar a otros que también se hayan trabajado, porque si no en lugar del amor lo que triunfa es el miedo.
    Pero existir, existe, te lo aseguro.

    • Ya lo creo que existe, yo estoy totalmente de acuerdo en que es lo más deseable lo que tú describes. En este post trato de describir una etapa previa a conocernos a nosotros mismos, necesaria en la juventud para aprender de las experiencias, aunque no haga falta caer en el extremo de perderte por el camino, que es lo que contaré en el siguiente post con los desencuentros, el vacío, los desengaños, los palos, etc.

      Como bien dices, es una reacción en contra, que viene a coincidir con mi teoría del pendulazo que hemos dado las mujeres y nos ha llevado a muchas a un extremo en el que imitamos actitudes del hombre que nos causan más vacío que placer, llegados a esa conclusión a la que llegas tú y llegamos muchas y muchos después de haber probado las mieles y las hieles de las cacerías sexuales sin compromiso.

      Lo que cuentas, a todas luces, me parece idílico, lo complicado es encontrar a esas personas que ya han pasado su etapa y están en la siguiente, porque los que hay, están muy esparcidos por la geografía mundial, jaja. Pero haberlos, haylos. Voy a por el radar, espera ;D

      un beso y gracias por tu interesantísima aportación, me encanta que vayáis por delante!!!

  4. No esperaba este debate a tan alto nivel y con tantos puntos en común, parece ques estamos de acuerdo, efectivamente amigo MiggiM, el nivel de calidad en las relaciones para nuevo paradigma en las relaciones que planteas que no nos lleve al consavido penduleo entre el amor cerrado y romántico y el vacio de las relaciones exporadicas, a mi modo de ver solo es posible elevando la conciencia a otro nivel y eso requiere mucho trabajo interior, conociendose uno, el SER HUMANO se compone de dos partes, una es el humano que todos conocemos y otra nos habla del SER un tanto mas denostada. A ese Ser solo podemos ascender a través de la voluntad acallando los gritos de nuestro instinto, y no hablo de represión, sino de dejar de comportarnos como animales y empezar a observar al sexo opuesto como un Ser humano también y no como un mero cuerpo con el que satisfacernos. Pero eso es imposible si previamente no reconocemos al Ser que hay en nosotros mismos.
    Cuando uno es joven no se plantea mucho de esto, mas bien se conforma con vivir en la pasión romántica que las peliculas, luego vienen los desengaños, desatinos y frustaciones que hacer replantearte todo el sistema, entonces pueden ocurrir dos cosas, que uno empiece a hacer un trabajo de investigación a través de libros de autoayuda, cursos y terapias varias o que pendulee extrepitosamente del romanticismo hasta la pura satisfación de deseo carnal que comentais hasta dar de nuevo con el mismo vacio existencial que encontró en la primera. Uno según principios y educación eligira uno u otro, en mi caso ocurre que nunca fuy amigo del autoengaño y si acaso me quede en el primero. Con lo cual, siempre he observado a la persona que elegia de amante como paso previo ser al menos amiga, después a funcionado un tiempo y luego al conocernos mas profundamente pues no pudo ser, pero si preguntais a cualquiera de ellas, nunca podrán decir que aquello fué un error, que hubo hipocresía y que terminó con rencores, todo lo contrario, las considero mis mejores amigas. Siempre digo que prefiero una buena amistad a una mala relación.
    Y Elizabeth en cuanto a encontrar a estas mujeres y hombre de la “nueva era” que se trabajan en el ser que no en el tener, estoy de acuerdo que no es fácil, y tal vez uno mismo tenga que empezar a morir a lo uno para encontrar lo otro, porque no atraemos lo que queresmos sino lo que somos y por tanto no hay mas remedio que ser un “Ser” para encontrar otro “Ser”, y a estos no los vas a ver en los lugares de siempre y menos si seguiemos penduleando.Abrazos a todos.

    • Plas plas plas. Me encanta escucharos (en el sentido de leeros con mucha atención). Ciertamente, para poder tener una relación de tan alto nivel, es imprescindible conocerte, respetarte y estar muy bien y muy completo contigo mismo. Puesto que sólo encontramos a personas que están a nuestro nivel, el objetivo es alcanzar nosotros mismos el nivel del que nos gustaría que fuera nuestra pareja. Siempre atraemos lo que somos, y eso no depende del lugar en el que estés, que muchas veces nos puede sorprender, sino de cómo tú estés y seas en esos lugares. Entre iguales nos reconocemos siempre entre miles de personas, en eso consiste la atracción. Para ser honesta del todo con esto que estamos hablando, soy la primera que no espero ahora mismo coincidir con nadie porque yo aún estoy haciendo mi proceso, digamos que terminando las prácticas, jaja, y lo que hallo por mi camino son personas maravillosas que más o menos están en su camino o me ayudan a aprender más para avanzar en el mío. En todo caso, siempre nos encontramos con lo que necesitamos que se nos ponga delante para resolver otro asunto interno más, y para eso hay que pulular lo justo y estar muy atenta a todo, sobre todo, a lo que te provoca en tu interior.
      abrazos para todos! Muy interesante, sí señores.

  5. La “edad de oro”, que cada uno encuentra en un periodo determinado de su vida (o no)… Pues me vais a perdonar, pero yo esta fase no la veo tan superflua, ni frívola. A lo mejor es sólo mi visión como mujer, no hay que irse tan lejos para conocer de las desigualdades de índole social, económica, laboral, etc.

    Recuerdo a los 13 años, teníamos una profesora que nos decía: “el tabaco es malo y no tenéis que fumar, porque es una mala adicción que sólo os acarreará problemas”, mientras sus labios apretaban un cigarro… Por mucho que se lea, se escuche, que veamos, qué mejor manera que la propia experiencia.

    Sin olvidarnos de mirar a los ojos del interlocutor mientras hablamos y exponiéndose lo que cada uno quiere, se pueden encontrar gratas sorpresas y personas que nos enriquecen, porque para mí… nunca el tiempo es perdido y hay que “quemarse” para saber.

    Un abrazo a todo/as, una exfumadora ;-D

    • jaja, qué buena la metáfora! La verdad es que esta etapa sólo la juzgas duramente cuando la pasas, y si llegas a sentir ese vacío del que hablamos. Pero desde luego que te enriquece, si te paras a conocer, a analizar, a experimentar conscientemente y luego eres capaz de utilizar toda esa experiencia y aprendizaje en tu propio crecimiento personal, es interesantísima.

      A mí, desde luego, me ha parecido una etapa transcendente y vital para madurar, y pienso que si no la vives en la juventud, necesitarás experimentarla más adelante, después de una relación de pareja larga y estable para encontrarte a ti misma/o. En el fondo se trata de vivir en las propias carnes esa libertad personal, al margen de si estamos o no con alguien, y cada uno lo vive a su manera.

      De hecho, hay mujeres que están viviendo esa edad de oro dentro de la evolución de su matrimonio, sin necesidad de romperlo, como las de la generación de mi madre, que se están liberando de los prejuicios e imposiciones sociales y empoderándose como mujeres, enseñándoles a sus maridos a respetarlas, escucharlas, apoyarlas y ser un poco más alfabetos emocionales de lo que les enseñaron. Aunque de este tema y de las mujeres casadas ya hablaré otro día, sólo quería sondearos ;D

      Besos y gracias (yo sigo fumando, Carmen, pero sólo cigarrillos, jaja).

  6. Los maltratos psicológicos:
    UN PROBLEMA PARA LAS
    MUJERES, NO DE LAS MUJERES

    No son tan visibles ni manifiestos como los físicos.
    La misma víctima no es consciente hasta que no sufre una agresión corporal, pero las consecuencias que tienen pueden ser más graves y duraderas en el tiempo.
    Las agresiones continuadas, tanto verbales como no verbales (el silencio, la indiferencia, los gestos…), crean una relación de dependencia entre el maltratador y la víctima.
    Los dos acaban necesitándose:
     La víctima, porque sola siendo que no es nadie y el miedo y la angustia la paralizan;
     El maltratador, porque siendo que es alguien por medio de la dominación que ejerce.
    La situación de dependencia es tan grande que la víctima acaba protegiendo y disculpando el maltratador.
    Es un proceso destructivo en el cual LA MUJER va perdiendo la confianza en ella misma y la capacidad de respuesta, se va anulando y va interiorizando que no se saldrá y abandona toda esperanza.

Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s