Somos iguales, pero a la cena invitas tú (que para eso eres el hombre).

Buen título,  ¿eh? Pues es una cita parafraseada de una ex amiga que se las daba de super independiente y feminista, se le llenaba la boca de espuma cuando hablaba de los derechos de las mujeres, de la igualdad, de que no necesitamos a los hombres para nada, que nos valemos por nosotras mismas y ya no nos dejamos impresionar por su poder o su nivel adquisitivo, porque podemos conseguir todo lo que deseemos gracias a nuestra valía y nuestro talento, porque ya en el s.XXI a quién se le ocurre pensar que una mujer es fácilmente sobornable por una invitación, y vamos, hombre, qué se han creído, que ya no somos las que éramos.

Después de todo el blablabla al que todas asentíamos con la cabeza, pasábamos a comentar jugadas más concretas con hombres concretos. Y aquí es cuando vino lo bueno: Pues no nos cuenta la tía que ha ido a cenar con uno y ha sido tan desconsiderado que no la ha invitado y le ha propuesto pagar a medias! Cómo osan los hombres, por dios, si quieren algo con nosotras, al menos debería tener el detalle de pagar ellos!

Ahí yo me pierdo

Pero vamos a ver, me planteo yo, si no lo necesitamos, si somos autónomas, si no queremos que consideren que tienen derecho a pernada por el mero hecho de invitarnos, si preferimos pagar nosotras las copas antes de prosticopearnos (dícese del verbo que consiste en buscarse un pardillo que te pague las copas, según una concursante de la Ruleta en A3), si ya no hace falta ni que nos abran la puerta porque nos sentimos ‘ofendidas’, como si no pudiéramos empujarla nosotras…

Si un hombre abre la puerta... del blog Desmotivaciones.es

Imagen del blog Desmotivaciones.es

Si somos iguales, si luchamos contra el patriarcado, ¿no es muy cínico mantener sólo las ventajas de un sistema que es absolutamente retrógrado y machista?

A mí lo que me fastidia es precisamente que un hombre que está en el paro o cobra menos que yo (cuando yo cobraba, jaja), se sienta obligado a pagarme la cena como premisa básica del ritual de seducción del macho latino. Aunque el resto del mes no le llegue para pagar el alquiler, que me ha pasado.

Siempre he propuesto que paguemos los dos, o que cuando uno tiene más pasta, pague, y cuando tenga más el otro, pues invite; que unas veces él tenga el detalle y otras lo tenga ella, que lo importante sea compartir y pasarlo bien juntos, no una prueba para ver si el otro es un tacaño o dejaría de comer por ti.

¿Por qué aplicamos distintos raseros… nosotras también?

No nos podemos plantear así las relaciones, igual que no nos las planteamos así con las amigas. Unas veces invita una, otras otra, otras pagamos a escote… Sin desigualdades ni prebendas. ¿Por qué con ellos tiene que ser diferente? Pues porque en el fondo nosotras somos las primeras que conservamos esas ideas recalcitrantes que fomentan la desigualdad…

Y la confusión, porque sinceramente dudo que los hombres puedan entender que les soltemos el sermón feminista y les exijamos un trato de igual a igual y luego les vengamos con incoherencias de este tipo. Es que no se sostiene por ningún lado.

Anuncios

  1. ¿quién era, quién era la ex amiga? es broma….. Mira otra de mis opiniones de lectora indeseable del blog: a mí me gusta mogollón que me inviten a cenar y que me lleven a casa en coche también, y que conduzcan ellos también, y que monten los muebles de ikea ellos, también, y que escojan el vino ellos, también, y que me lleven a casa en coche o en moto también me ha gustado siempre. Y que les guste el fútbol y la cerveza. Y no veo que tenga nada de malo, francamente, cada loco con su tema ¿no?

    • A mí también me encanta todo eso, tía, cada día me gusta más. Yo quiero un hombre hombre, claro que sí. Pero que limpie, también, que lave y recoja la ropa, la doble y la planche también, que haga la comida a diario, no sólo en ocasiones especiales; que le quite los pañales a los niños y los vaya a llevar al cole, y al médico, etc. también, sí, también.

      Yo no veo que sea ninguna putada invitar a cenar, llevar a alguien en coche, montar los muebles, escoger el vino y hasta descorcharlo, oh, my god, tremendo esfuerzo. No me parecen trabajos excesivamente duros y los llevo haciendo toda la vida. Que sean ellos los manitas para arreglar algo de vez en cuando creo que no compensa mucho todos los trabajos de hacer de ama de casa diariamente, no? Es más, es que para esos trabajillos de cambiar una bombilla o colgar un cuadro ya me apaño yo sola, también. Yo creo que todos tendríamos que saber hacer de todo, sin asignarnos funciones según el género, porque si todos estamos completos, nos irá mucho mejor en compañía.

  2. Me extrañó mucho cuando un ligue nacido en Pamplona me dijo que eso de pagar a medias sólo lo había encontrado aquí (Barcelona, mi ciudad natal). ¡Acabáis de confirmarme que no! Ja, ja. Y me gustó su respuesta: “esta noche pago yo la cena y a la siguiente tú” ¿Sería su táctica? O quizá quería colgarnos una vez más el San Benito de tacaños ;-D

    Personalmente eso de pagar a medias no es mucho de mi agrado, pero ni con amigos, una veces paga uno, otras veces otro (en grupo reducido).
    Si se trata de un ligue y si alguna vez lo he dicho es casi una invitación de despedida.
    El primer contacto, me dejo llevar por la situación y ver cómo actua el otro sexo, pero no por eso renuncio a creer en la igualdad. Cada uno echa sus cuentas, una veces va errado, otras acierta.

    • Qué gracia, pues creo que sí, que en Barcelona es donde más se hace lo de ir a medias, pagar cada uno lo suyo. He vivido allí 11 años y rarísima vez me ha invitado un hombre a cenar, y mucho menos pagando él, jajaja. Pero lo de tacaños me parece un prejuicio injusto, la verdad, mis amigos son todos super generosos y no suelen hacer esas tonterías de contar la pela al dedillo, más bien al contrario. Pero es verdad lo que dices de que cada uno echa sus cuentas, y a veces, sin querer, estás metiendo la gamba.

  3. Los hombres que yo he conocido pagan a veces al igual que yo lo hago,no abren la puerta del coche cuando te bajas,no te acompañan a casa,no regalan flores,no preguntan como estás,no dialogan cuando hay discrepancia, no te cantan una canción,no te susurran al oido ,la mentira suele ser su amiga ,solo te ven guapa cuando alguien más te mira … a nivel pareja QUIERO un compañero que me comprenda que ria conmigo ,que llore que me ame ,que sea mi amigo ,que comparta todo lo bueno y lo que no lo es que camine a mi lado que juntos avancemos por el camino de la vida ….Exite? yo lo quiero ,se lo pediré a los Reyes Magos.Mientras tanto mis respetos hacia los hombres ,pero seguiré sola .Ya no es cuestión de machismo o feminismo es educación ,tolerancia respeto mutuo y libertad para ser uno mismo en todos los aspectos de la vida

    • guau!! Pero tú con quién te has juntado?? Cómo los escoges? Cómo los atraes? Qué haces tú para merecer eso? Qué les das? Te contaré algo personal: Yo, cuando me encontraba con un perfil de hombre que no me respetaba de alguna manera, me quejaba de mi mala suerte, creía que todos eran así… hasta que me di cuenta de que a algunas amigas les iba bien con algunos hombres, había parejas estupendas y felizmente juntas por el mundo, incluso conocía a algún hombre que como amigo, me caía super bien y me trataba de maravilla. Entonces reflexioné que quizás si siempre atraía al mismo perfil existiendo muchos otros, tal vez era yo la que los atraía, a esos en concreto y no a otros; y que además, conmigo se relacionaban de esa manera pero luego con otras mujeres se relacionaban de forma muy diferente, podían llegar a salir con ellas, casarse, asumir compromisos, etc.

      Llegué a la conclusión de que el problema estaba en mí, que si yo no me valoraba ni me respetaba, tampoco podía esperar que ellos lo hicieran. Y me propuse cambiar yo para estar bien conmigo misma, para que, como consecuencia de ello, pudiera atraer a hombres que me trataran en condiciones. Me he pasado años haciendo cambios, y sigo en prácticas, pero ese perfil de hombre no ha vuelto a meterse en mi vida, porque apenas se han acercado y porque si alguno lo intenta, yo no le dejo, lo marco y le cierro las puertas. Pero sólo a esos, no a todos los demás hombres del mundo. Porque hay hombres maravillosos por ahí que a lo mejor estás descartando injustamente, no?

      No sé, te veo super negativa, quemadilla. Y para encontrar ese tipo de relación que buscas, primero es imprescindible que tú estés feliz y contenta. Discúlpame si me equivoco, pero cuando detecto cierta amargura, intento aportar algo.
      Un abrazo

Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s