Viviendo el sexo liberal en las costas andaluzas en primera persona (visual).

Os dejo mi reportaje de intercambio de parejas publicado en Primera Línea, por si os interesa cómo se vive el sexo liberal en las costas de Andalucía… O al menos cómo me las arreglé yo para relacionarme con toda esa gente que se hartaba de follar. Y hasta aquí puedo leer yo. Tú puedes seguir si quieres. 

30-34_clubs_liberales.pdf Download this file

Anuncios

Un comentario

  1. Que caña. Cuanta cosa. Hacia tiempo que no entraba en tu página. Muy interesante.
    He pasado una tarde de lo más entretenida! Así que antes de nada, gracias.

    Llevaba unos días pensando que tenía que entrar en tu blog para preguntarte por un libro que estoy acabando, “My secret garden” de Nancy Friday, pero ahora mismo se me acumulan las preguntas! Jajaja

    No se ni como empezar, porque además se supone que esto tienen que ser comentarios cortos a tus entradas y se que se me va ir la pinza. Sorry por adelantado.

    Me flipa que existan sitios como el de la costa andaluza. En su día, La “vida sexual de Catherine Millet” me impresionó mucho. De repente me abrió la mente hacia otras formas de vivir la sexualidad, y desde entonces sigo todas las noticias que aparecen sobre el mundo liberal, y aunque reconozco que todo ese mundo me causa una gran curiosidad por su sinceridad sexual, nunca me he atrevido a ir más allá. Por múltiples razones. Pero entre ellas me parece intuir una línea roja que no se si sabría “digerir” una vez traspasada. Como tengo la oportunidad de preguntarte a ti, que estuviste ahí, me gustaría saber que hay detrás de tu reportaje. Que hay detrás de esa parte objetiva y descriptiva que transmites. Me gustaría saber que sensaciones te produjo a tí, que ambiente se respira, que tipo de gente va… Siempre he pensado que si alguna vez llego a ir a un sitio de esos, se me caería el alma a los pies, quizás por la sordidez, quizás por el tipo de gente… no se. Vosotros erais dos personas. Ninguno experimento. Los dos sois sexualmente abiertos…¿Por qué no lo hicisteis? Dices que acabasteis “yéndonos a casa más húmedos que un par de balletas” ¿Os lo planteasteis al menos? ¿Qué lleva a no “caer en la experimentación”? Él era chico. ¿Cuáles fueron sus sensaciones? ¿Tenia pareja y por eso no entró en el juego? ¿O hubo alguna razón más? ¿Aconsejas la experiencia?
    No se si hay limites ¿existen? Hay veces que intuyes que si, que cada uno debe descubrir aquellas líneas que no debe de traspasar. Cada uno, las suyas. Otras parece que no encuentras ninguna razón lógica para no experimentar todo aquello que puedas (o te dejen) Pero vislumbras la posibilidad de no controlar una espiral autodestructiva a lo Bukowski. Él decía que: “Las personas amorales se sentían más libres, pero carecían de la capacidad de sentir o amar.” A Catherine le pasaba algo parecido. Esas cosas me hacen pensar si al final del camino no te encuentras con que has perdido mas cosas de las que has ganado. Preveo una sensación parecida al vacío, que quizás tiene que ver bastante con tu post sobre la soledad y el cibersexo. Un orgasmo es un orgasmo, pero delante de una pantalla tiene que tener algo de frío y surrealista ¿no? ¿Que haces? ¿Te abrazas a la pantalla? ¿Le pegas un lametón al ratón? Donde queda el calor de un cuerpo junto al otro? No lo entiendo. Me siento viejo, fuera de un tiempo que intuyo que debería de ser el mío. En el sexo liberal hay contacto humano, es cierto, pero tan compartido con otros, tan al grano, que creo que pueden perderse muchas cosas por el camino, que tienen que ver con la complicidad, con la intimidad, con el sentirte en conexión con el otro. Es difícil de explicar. Siempre he sido muy tardío en todo, quizás por eso recuerdo tan bien y tan nítidamente mis primeras veces de todo. Y si hay algo que nunca olvidaré de mi primer rollete de discoteca es los abrazos. Mucho más que esos primeros besos robados. No la conocía de nada, pero te juro que en ese momento, cuando nos fundíamos en un abrazo, yo amaba a esa chica. Algo se conectaba ahí dentro (Debió de pensar que era rarísimo porque no le pedía mas que me abrazara bien fuerte, jajaja. Ahora me muero de vergüenza solo de pensarlo. Menos mal que no nos escucha nadie jajaja) Es verdad que toda la magia desapareció con las primeras luces, pero la reflexión es la misma. El contacto humano íntimo, es insustituible. Cuando digo “íntimo”, me refiero a algo parecido (de nuevo) al concepto de intimidad al que en algún momento se refiere Bukowski, que podía soportar sin problemas que otro tío se follara a su pareja, pero nunca que se adentrara en la intimidad de los besos. Y puedo entenderlo. Hay un punto en el que las almas comienzan a bailar juntas. No se explicarlo.
    Pero bueno, me dejo de comidas de tarro varias. Realmente lo que quería preguntarte es algo sobre el libro que te he dicho al principio “My secret garden: Women´s sexual fantasies” . ¿Lo has leído? ¿Estas de acuerdo? A mi me esta sorprendiendo mucho. Se parecen a las fantasías de los tíos más de lo que pensaba, la verdad. (Mira que si al final tenemos todos las mismas fantasías y no nos hemos enterado, jajaja) Por otro lado y según mis fuentes, hay mujeres que defienden que la mujer no necesita fantasear. Que es capaz de disfrutar del sexo por pura estimulación corporal, sin necesidad de echar mano de ningún otro tipo de herramientas más mentales. ¿Tu que crees?
    Gracias por adelantado!

Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s