Y tú, ¿te enamoras tras la primera noche de sexo?

Ayer leí una frase de @saberdesexo que me hizo reflexionar: “No confundas el amor con el sexo. Una buena noche de sexo puede hacerte creer que estas enamorada/o”.

Con lo liberadas que estamos muchas mujeres hoy en día, que podemos mantener relaciones sexuales esporádicas sin compromiso, yo misma decía aquello de ‘A mí eso no me pasa’.

Pero sí, pasa, a mí al menos me ha sucedido . Depende de las circunstancias, de la afinidad intelectual y física con el hombre en cuestión, de la química sexual, de mi momento hormonal, de la necesidad afectiva que tenga en ese momento, del tiempo que haga que no me atrae nadie, de lo seductor que sea y lo bien que se lo monte para hacerme sentir especial…

Me ha ocurrido que yo no me planteaba nada profundo y a la mañana siguiente me habría encantado que él se quedara… por una buena temporada como mínimo.

Qué se quede, por favor…

Pero aquí se plantea EL PROBLEMA: que muchas veces nos declaramos pública y abiertamente liberadas sexuales sin necesidad de sentimientos para estar con alguien y luego sí que nos gustaría que ese alguien nos valorara y quisiera estar con nosotras más allá de esa noche. Pero ya no nos dejan dar marcha atrás.

Porque muchos hombres, que no todos, desde el primer momento asumen que es un polvo sin más, y ya descartan a esa mujer para algo más serio. Si se ha acostado con él tan alegremente, lo hará con todos y no se podrá confiar en ella, piensan.

Un doble rasero muy anticuado

La mayoría de mis amigos niegan tomárselo así. Pero la mayoría de los amantes que he tenido sí que me han juzgado así. Descartada como novia por fresca y por lanzada. La primera noche me tendría que haber ido a casa sola a masturbarme pensando en él.

No importa que ellos hagan lo mismo, aplican ese doble rasero machista y no pueden ni imaginar que esa mujer tiene sentimientos igual que todas las demás.

Y a ti, te ha pasado?