Yo follo, yo decido. Y al PP y la Iglesia que les den por el culo, que no embaraza.

Estaba yo tan feliz después de un sábado inolvidable y completito cuando de repente me levanto esta mañana con las declaraciones del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, diciendo que “La malformación del feto no será ya un supuesto para abortar”. La entrevista se la concede al diario La Razón, cómo no, pero como no me da la gana de alimentar la manipulación ni fomentar la lectura de semejante panfleto antiperiodístico, os pego un extracto de la nota publicada en Público, donde explica los ‘argumentos’ del que supuestamente era el político más moderado del PP.

“La actual regulación de la interrupción del embarazo establece el aborto libre hasta la semana 14 y hasta la 22 en caso de riesgo de la vida o la salud de la mujer o graves anomalías en el feto, y sitúa en 16 años la mayoría de edad para adoptar la decisión. En la entrevista, Gallardón afirma que la legislación volverá a un sistema de supuestos “que no será exactamente el que estaba vigente con anterioridad a la ley de plazos”. “La experiencia nos demuestra que algunos de esos aspectos deben de ser revisados”, opina el ministro, quien califica de “éticamente inconcebible” haber estado conviviendo con la actual legislación sobre el aborto. Hay que dar el mismo nivel de protección a un concebido sin ningún tipo de minusvalía o malformación, que a aquel del que se constante que carece de algunas de las capacidades del resto de concebidos.”

1) Yo follo, yo decido.

2) Es mi feto, no el de nadie más; yo decido.

3) Si el feto tiene malformaciones, va a nacer con más problemas físicos y psíquicos que, a) le van a dejar en posición de total desventaja ante los demás y ante la vida, con lo cual es probable que muera o que nunca pueda tener una calidad de vida digna y que no pueda defenderse por sí mismo, y b) me van a tener a mí amargada por ver sufrir a mi hijo mientras viva, sin querer que muera aunque sepa que es lo mejor para él y esclavizada para cuidarle, curarle y hacerle la existencia lo más liviana posible, cosa imposible, a menos que sea un vegetal y no sienta ni padezca.

4) Si esa persona depende de mí, necesitaré una ayuda para las personas dependientes pero da la puta casualidad que el PP también quita la Ley de dependencia y hace tiempo que de ahí no sale un euro para las familias que están luchando por sacar a sus seres queridos más débiles adelante.

5) Tener un hijo sale carísimo. Pero si además tiene problemas de salud de cualquier tipo que le condenan crónicamente, es ya impagable. Si no hay ayudas y además yo tengo que  pagar 100 veces más de luz, de gasolina, etc. un 21% de IVA para productos de necesidad básica (de momento), no tengo derecho a paro porque soy freelance, no tengo asistencia sanitaria gratuita en cantidad de supuestos, nos quitan la educación pública, y todo tipo de prestaciones y servicios, anulan las subvenciones a las asociaciones que asisten y apoyan a todo tipo de colectivos desfavorecidos como las personas dependientes, y un asqueroso y deprimente largo etcétera de derechos que nos han arrebatado en seis meses aciagos, A VER CÓMO COJONES MANTENEMOS A UN CRÍO QUE REQUIERE UN TRATO EXTRAORDINARIO EN TODOS LOS SENTIDOS.

 

6) Quién coño es esta gentuza del PP para dirigir mi sexualidad, mi embarazo, mi parto, mi vida, mi tipo de familia, mi estado civil, la educación que le quiero dar a mis hijos, las condiciones en que quiero mantenerlos, y, en general, todos los derechos inalienables del ser humano . Quién coño se creen que son para estar incumpliéndolos con total impunidad y sin que un porcentaje realmente preocupante y lamentable de la población levante ni la voz para protestar, para reivindicar lo que les es intrínseco  por el hecho de haber nacido. Reitero, por haber nacido, no por haber sido concebido.

PD: Tengo 35 años, hasta hace poco, si me hubiera quedado embarazada, habría abortado sin dudarlo porque no quería tener hijos. Cambié de opinión porque empecé a sentirme capaz de ser responsable de una criatura que no fuera yo misma. Y ahora mismo no abortaría aunque me quedara por casualidad o por descuido o por accidente. Pero PORQUE A MÍ ME DA LA GANA. Y, desde luego, no me daría la gana de dar a a luz un feto con malformaciones ni problemas de ninguna clase sabiendo que es perfectamente evitable y que, si no puedo hacerlo, sería única y exclusivamente porque al PP y a la puta iglesia católica que lo ampara desde dentro les apetece. Porque ellos no tienen ninguna autoridad para mandar sobre mí.

Como ser humano soy libre, independientemente de quién gobierne en mi país, y más cuando yo no les elegiría ni borracha. Soy libre para decidir cualquier asunto que me incumba a mí y a mis circunstancias. Y vosotros, HIJOS DE PUTA, no tenéis ni el menor respaldo moral ni ético para cambiar eso. Porque los más puritanos y castrantes sois los primeros que después abortáis en clínicas privadas en el extranjero, los que abusáis de niños, los que folláis en los conventos y después enterráis a los fetos bajo tierra; los que os permitís hipócritamente todo lo que intentáis prohibirnos a los demás porque tenéis el poder adquisitivo para hacerlo puesto que nos robáis el dinero a los demás, bien sea desde el cepillo de la Iglesia o desde vuestros cargos políticos y sobornos o connivencias con los empresarios, que, cómo no, os apoyan.

Lastimosamente, en vuestra época, en la tuya, Gallardón, no se podía abortar fetos con problemas psíquicos porque, a ciencia cierta, ni tú ni muchos de tus colegas del Congreso habrías visto la luz. Yo ya entiendo que quieras que nazcan incapacitados para que os sigan votando y os mantengan en el poder; tener sólo ciudadanos libres y con criterio os haría peligrar y se os acabaría el chollo. Pero mira, hijo de la gran puta, no te vas a salir con la tuya, al menos no para siempre. Espero que este país de mierda que estáis hundiendo socialmente salga a la calle a defender sus derechos. Y si no, ya sólo nos quedan 3 años y medio para sufriros, porque a las próximas elecciones sabéis que os van a dar por saco. Y por eso estáis arramplando con todo el Estado del Bienestar cuanto antes.