Bienvenidas todas a vuestro nuevo salón

Si ya has leído Mi teoría sobre el efecto péndulo femenino y esa columnita de la derecha en la que te has sentido identificada y/o curiosa, ahora ya sólo necesito darte la bienvenida a tu propio espacio.

Quiero que este sea como el salón de tu casa cuando te reúnes con tus amigas a conversar, a sincerarte sobre tus preocupaciones y tus deseos.

Ese sofá en el que te sientas a escuchar opiniones y consejos de aquellas que ven tu situación desde fuera,  de las que ya han vivido experiencias parecidas, o de las que siempre hacen el análisis acertado.

Estamos en una etapa de incertidumbre y de transición, y entre que la pasas y no, surgen muchas dudas y muchas angustias, los sentimientos a veces arrasan con todo tu optimismo y buena voluntad, los cambios se hacen duros porque ni siquiera sabes cuáles son necesarios para ser más feliz contigo misma y con los hombres en tus relaciones…

No ves el final del túnel porque vas tropezándote cada dos por tres y necesitas ir pendiente del camino, pero el final está ahí, a la vuelta de la esquina. Sólo necesitas charlar mucho contigo misma, pero sin autoengañarte, e ir analizando todo aquello que no te funciona, que te hace daño.

Esto no es un blog de autoayuda pero nosotras sabemos que dialogando, leyendo y reflexionando sobre nuestros asuntos, aprendemos cómo seguir adelante triunfantes. Ese es el poder de la comunicación femenina, por eso hablamos por los codos, porque así nos conocemos por dentro, y conocemos mejor a la gente con la que nos relacionamos.

Vamos a aprovechar eso para resolver esta crisis que no es económica, sino del modelo que hemos improvisado imitando a otros, y que ya no nos sirve porque nos hace perder o renunciar a toda la femineidad y nos impide disfrutar de la gran maravilla de ser mujer… y de dejar que los hombres actúen como hombres.

A partir de ahora, habrá interesantes tertulias en tu salón tan a menudo como tú quieras, prepárate un vino y déjame que sea tu nueva amiga.

Anuncios